ALIMENTACIÓN PERFECTA, CUERPO PERFECTO

Tu alimentación y sus efectos, tarde o temprano se verá reflejada en ti, dale a tu cuerpo los nutrientes que necesita para funcionar correctamente, y para que reflejes una vida saludable, aquí te compartimos algunos consejos.

Aliméntate sanamente. El cuerpo humano necesita nutrientes esenciales para cada una de sus funciones. Una alimentación adecuada, variada y equilibrada puede hacer que tu cuerpo funcione a la perfección. 

  • Energía: mantener el nivel de energía mediante la alimentación es fácil, solo es necesario tener horarios estables de comidas, no saltarse ningún tiempo de comida (desayuno, comida y cena) en horarios establecidos y complementarlo con nutracéuticos que harán que tus células aprovechen y utilicen los nutrientes más eficazmente.
  • Fuerza: para mantener una musculatura saludable es necesario consumir los nutrientes que les dan estructura a las fibras musculares. 
    • Proteínas de alto valor biológico: carnes rojas, pescado y pollo.
    • Hierro: carnes rojas, huevo, leguminosas y amaranto.
    • Carbohidratos complejos: avena, arroz integral y cereales integrales.
  • Agilidad mental: la memoria y agilidad mental no es solo genética, también necesitan de nutrientes para que el cerebro se mantenga alerta.
    • Omegas 3 y 6: frutos secos, salmón, atún, sardina y aceites vegetales.
    • Vitamina E: arándanos, semillas de girasol y aceite de oliva.
    • Ácido fólico: cereales integrales y frutos secos.
  • Combate el estrés: hay alimentos que contienen nutrientes para el sistema nervioso y pueden ayudar a la adaptación del organismo al estrés, como:
    • Triptófano: huevos, frutos secos, legumbres, aguacate, sardina y salmón.
    • Vitaminas del grupo B: leguminosos, pollo y huevos.
    • Ácidos grasos esenciales: semillas y frutos secos, aceites vegetales y germen de trigo.
    • Hierro: carnes rojas, pescado, huevo, leguminosas y germen de trigo.  

Hidratación: nuestro cuerpo está compuesto un 80% de agua y durante nuestras actividades diarias perdemos líquidos durante el día, por lo que tenemos que reponer estos líquidos. Así que es importante mantenerse hidratado aun cuando no se tenga sed. La recomendación es beber de 8 a 10 vasos de agua al día.

    • Hidratarse antes y después de hacer ejercicio.
    • La temperatura del agua debe ser de preferencia fresca y no fría para que se absorba con mayor facilidad.

Ejercítate: la actividad física cotidiana beneficia no solamente a la conservación de tono muscular sino también a la mayor parte de nuestros órganos y sistemas, por lo que previene enfermedades crónico degenerativas.

  • Fíjate un tiempo cada día para realizar una actividad física.
  • Trata de caminar 10 mil pasos al día.
  • Si decides realizar una actividad física extenuante consulta un profesional.

Tu cuerpo es templo de la naturaleza y del espíritu divino. Consérvalo sano, respétalo, estúdialo y concédele sus derechos.  

% Comentarios (1)

Excelente, sncilo y práctico muchas gracias

Comment to Lily M De los Reyes Cancelar la respuesta